Nido Antiprincesa

Demasiado flow en esa piba

Reina es la última campeona de rap de Neuquén. Con sus batallas, batalla el desastre y lo convierte en arte. Tiene 17 años, pero cuando rapea, tiene mil.
lunes, 29 de julio de 2019 · 08:33
 
Por Mime Mascaró

 

La reina negra

 

“Me dice negra y cuál es el problema. Obviamente que soy negra y por eso no le da. Obviamente que soy negra, porque nací para el rap”. Dispara en uno de sus acotes, y a los negros del mundo se nos pone la piel de gallina. Ella es la puta ama y punto.

Se llama Valentina Torres-Laudari, le dicen reina, tiene 17 años y es de Zapala. El pasado 20 de Julio,en el último encuentro internacional de Hip Hop y Rap, Lonco Free, en Loncopué; una multitud la vio transformar su mic en su cetro, y salir campeona  junto a su compañero Pelah de General Roca.

“Cuando sea chica, quiero ser esa chica”. (Pienso mientras escribo). Reina tiene ese efecto en la gente. En las pibas (y en las ya no tan pibas). Dan ganas de nacer de nuevo y hacerlo todo bien. Esta chica hace del desastre, arte;  y pibas así, están reinventando el país. 

A los pocos minutos de haberla conocido, yo ya tengo a.k.a. Seré “Me” para ella evidentemente, y siento en carne propia y sin metáforas, el fabuloso poder de reinvención del rap.

 

Algunas reinas no viajan en camello.

 

Cuanda sea chica, quiere ser como esa chica

 

“Me dejó en shock. El conteo para anunciar al equipo ganador levantando el brazo de uno de ellos, cuando el organizador levantó mi brazo anunciando que con mi equipo habíamos ganado, creo que no puedo explicar la satisfacción y felicidad que tenía en ese momento. Obvio que se puede, obvio que pudimos, obvio que todo fue necesario y que tenía que confiar en mí misma.” nos cuenta la b-girl.

Por su cabeza pasaron miles de cosas. El hambre y el frío de la noche anterior y el de las miles de noches antes de esa noche para llegar a esa noche. Pensó :"No te estás bancando todo esto para nada, canalizá todo lo malo y soltálo al momento de competir". 

Me pasé todo el evento sin sacarme eso de la cabeza, puede ser que me metí mucha presión pero tenía que intentarlo ¿no? Me lo debía a mi misma y a mi equipo.”

 

Da team.

 

Duelando me ando 

Rap (rhythm and poetry - ritmo y poesía) y los Lonco Free son eso. Una serie de encuentros de raíz patagónica y convocatoria internacional, creados por Enzo Fernandez (a.k.a Fakthoor) que permiten a la contracultura del rap, del hip hop y del freestyle regional crearse, crecerse, reproducirse y no morirse. 

Como cultura urbana, el rap patagónico y sus crews tomaron parques, esquinas, centros recreativos y clubes sociales y los convirtieron en escenario de un arte popular de resistencia. En sus encuentros épicos; enterrados y victoriosos, se aniquilan unos a otros a palabra y música limpia, como fusil y pólvora; batallas y duelos, como ocurre en cualquier revolución.

 

 

Brava, bravísima, brava

 

Reina escribe desde los 12 años. Improvisa en la calle con amigos desde pibita , “Recuerdo que la primera vez que competí fue porque habíamos salido con los chicos a patinar en skate y habíamos conocido a otro grupo de chicos que estaban ahí y querían hacer una batalla en forma de broma, entonces hicimos un 2vs2. De mis amigos nadie quería competir, sólo uno y me dijo ‘reina vení´ y yo fui y cuando me di cuenta estaba batallando ; con acotes re básicos y miles de fallas, igual con mi amigo ganamos. De ahí fui fui a Campana Free , una competencia que se hacía en el Playón de una escuela, debajo de una campana y todos iban a escuchar. Mis amigos fueron todos ese día a hacerme el aguante. Y cuando fue mi turno de competir estaban todos gritando "dale Reina" y de ahí me bautizaron con mi a.k.a (pseudónimo) La Reina MC , ya que también era la primera y única piba freestyler de mi zona. Recuerdo que me fue muy bien en esa competencia y todos se sorprendían porque nadie me conocía , era literal ´una piba rapeando´ y encima tenía 14 años, y desde ese día dije esto es para mí y lo voy hacer para siempre."

 

Amamos su dedo acusador y su corona de trenzas. 

 

Escribir canciones fue lo primero que hizo y después se lanzó al vértigo de la improvisación y así llegó hasta las competencias de freestyle a los 14 años, de la mano de su ingenio, de sus ovarios y de sus amigos.“Ellos todo el tiempo practicaban beat box y todos improvisábamos salga como salga, el freestyle siempre fue mi ambiente y siempre fui la única mujer entre muchos amigos varones por eso era normal que me digan reina ya que siempre fuimos todos como hermanos.”

En la final del Lonco Free lo único que se le venía a la cabeza era "Dale, ya está, ya estás. Estás cerca, vos podés , es el momento de dejarlo todo , tu meta es ir a bdm regional y acá tenés una puerta". Reina habla muchísimo consigo misma, se narra, se explica, se entiende, se enciende. “Esos pensamientos fueron los que hicieron que mi primera entrada se refiera a eso y finalizó con: cuando se trata de mis sueños hasta logro lo imposible.” Y Reina logró lo imposible, ser la primera mujer en ganar un Lonco Free. Y ahora es posible para las pibas que vendrán.Y de eso se tratan las revoluciones.

 

Hubo cierto apoyo estatal. El Gobierno provincial aportó la trafic para movilizar a los chicos desde distintas partes de la Provincia y la Municipalidad de Loncopué brindó las instalaciones del gimnasio municipal para las batallas y para que los pibes durmieran ahí", nos cuenta Kevin Gutiérrez, un joven de Villa el Chocón que también colaboró con la organización. 
 

Hasta la victoria siempre

Reina no pudo llegar a la regionales del día de ayer en Rincón de los Sauces. Su esperado escenario, seguirá siendo eso: esperado. Escasez de recursos (propios y ajenos) fueron los que fueron. Y a ella, se le fue esta oportunidad tan bien ganada. 

No importa. (Piensa) Ella sabe de esperar. (Pienso) Ella sabe de convertir el desastre en arte, y pronto, esto también será una de sus barras victoriosas.

No importa (Piensa). Ella sabe de esperar. (Pienso).

 

Pero para nosotros, para los que no somos tan pibes, para los que el mundo es hoy; para los que no sabemos convertir en arte el desastre, a nosotros nos queda limpiarlo. Por eso, los invitamos a contactar a Reina y acercarle la ayuda que le resulte necesaria para seguir reinventando este país. 

En unos meses una de sus frases lastimará su piel y lentamente irá sanando hasta transformar su cuerpo en su máxima batalla: “No puedo decidir sin acudir a la razón. Tengo el orgullo intacto y en pedazos el corazón” dirá el tatuaje que dirá sobre ella. 

 


 

 

66%
Satisfacción
11%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
11%
Incertidumbre
11%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias