La política en Neuquén

Una primavera electoral, al todo o nada

El MPN amplió su base de sustentación política. Las 16 listas de concejales son la muestra de que en Setiembre pondrá “todo” para hacerse de la Intendencia capitalina.
domingo, 21 de julio de 2019 · 11:41

El MPN va consolidando su estirpe de ser el único partido político en pie. Lejos de las discusiones y rumores de conventillo el partido provincial acaba de cerrar una de las estrategias políticas más ambiciosas de los últimos 20 años. En las próximas elecciones municipales capitalinas de setiembre irá como actor protagónico de un frente político integrado por fuerzas afines y una vasta franja de actores sociales que van desde la actividad deportiva hasta referentes ligados al ámbito académico y de las culturas.

En esta columna ya habíamos anticipado lo que la dirigencia del MPN tenia en mente para estas próximas elecciones comunales. La matriz política con la cual dará batalla en cuanta elección se presente de aquí en más.

Las 15 listas colectoras que llevan como candidato a intendente al actual ministro de Seguridad, Trabajo y Desarrollo Social, Mariano Gaido, son la muestra de cómo, el partido provincial, se está parando ante la sociedad.

Corría el mes de diciembre y en el MPN ya se ensayaban distintas alternativas frentistas. El objetivo era ampliar la base de sustento. El partido debía abrirse a otras expresiones políticas, sociales y comunitarias. Debía ser consecuente con el modelo de gestión que lleva adelante Omar Gutiérrez. Así fue como se comenzaron a tirar los primeros trazos de lo que el viernes último se terminó de presentar en sociedad. El candidato a intendente del MPN, Mariano Gaido, como cabeza de 16 listas de candidatos a concejales, la del MPN y 15 que responden a distintos espacios políticos locales.

Enfrente estará Marcelo Bermúdez. Candidato a intendente del macrismo y encargado de revalidar los títulos y laureles del actual intendente capitalino, Horacio “Pechi” Quiroga. Bermúdez será punta de lanza de 6 listas. Bajo el paraguas de Neuquén La ciudad, el actual secretario de Coordinación del municipio capitalino, logró el concurso de dos listas espejos y cuatro colectoras. Fruto de desencuentros y desinteligencias, el “quiroguista” Juan Monteiro migró de espacio y se presentó como candidato a intendente por el partido Juntos por Neuquén.

Marcelo Zuñiga hizo lo propio con su candidatura a intendente por el Frente de Todos.

Jorge Sobsich, reafirmo sus intenciones y se inscribió como candidato a intendente por la Democracia Cristiana.

La izquierda tendrá dos espacios que competirán por la intendencia. Lucas Ruiz, por el Movimiento al Socialismo y Angelica Lagunas lo hará por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad.

 

Una fórmula de años

El viernes las especulaciones que se hicieron y se hacen en torno a la salud política del partido provincial fueron descartadas una a una. En Setiembre el MPN irá por la intendencia capitalina y dejará sentada las bases de la proyección del espacio político, compartido, de cara los comicios del 2023.

Analistas políticos entienden que hoy por hoy la política no se puede proyectar a tan largo plazo. Quizás allí radique el principal motivo por el cual el MPN se mantiene vigente. Lee las señales de la sociedad, se involucra, discute puertas adentro, toma nota, hace las correcciones y renueva los votos de pertenencia mucho antes que los demás.

El MPN trabaja cada elección con paciencia oriental y con mucha anticipación. El trabajo comienza cuando se contabilizó el ultimo voto de la última elección.

Cuando todos los actores se relajan y entretienen con la coyuntura, en el partido provincial hay un equipo interdisciplinario que trabaja en las proyecciones y variables a largo plazo. La planificación político territorial en toda su expresión.

Por eso no es nuevo lo que está ocurriendo en Neuquén. No es una bolilla jugada al azar. Es planificación, proyección y construcción de nuevos espacios.

 

La mano de Omar

Tampoco es nuevo todo lo que se ha realizado en materia de gobierno. Omar Gutiérrez como gobernador y presidente del partido provincial es la síntesis del buen momento por el cual atraviesa el MPN. Lo movilizó, le sumó valor agregado, lo aggiornó a lo que marca el momento y lo sacó a la calle.

Los empenistas saben jugar a la política. Tienen una sensibilidad extrema para percibir los cambios que demanda la sociedad. No es de ahora. Es el principal legado que dejaron Felipe, Elias Sapag y Pedro Salvatori. Cuando de discutir poder se trata, no se sonrojan, se sientan con todos y avanzan. Podría decirse que lo que el gurú ecuatoriano Duran Barba introdujo en la política nacional a través del “macrismo”, en Neuquén el MPN lo practica desde hace muchos años.

De la misma forma ha sabido moverse en el plano institucional. A nivel nacional, supo estar del lado de los vencedores. Salvo el mandato del gobernador Jorge Sobisch que coincidió con el desembarco del kirchnerismo a nivel nacional, el resto de las administraciones emepenistas supieron hacer “buenas migas” con los mandatarios nacionales de turno.

 

La prédica de Sapag

Quizas el ejemplo más claro es Vaca Muerta. Hace 12 años atrás Jorge Sapag comenzaba a predicar sobre las bondades de la formación geológica y pronosticaba buenos tiempos para la provincia y el país. Eran tiempos en que la coyuntura pasaba por otros temas. El kirchnerismo debatía su continuidad en el gobierno nacional y ya aparecían los primeros coletazos referenciales entre Néstor y Cristina.

Sapag, antes de su prédica había estudiado al detalle sobre Vaca Muerta y lo que significaba su puesta en valor. Inumerables viajes a Alberta, Canadá, también a Houston en Estados Unidos sirvieron para consolidar las certezas del entonces mandatario neuquino. Convencido de lo que Neuquén tenía para ofrecer, Sapag, profundizó su prédica. Anduvo por Alemania, Inglaterra, Brasil. Mantuvo contactos con lo más granado de la industria hidrocarburifera internacional. Su trabajo como relacionista público de Vaca Muerta fue, precisamente, mientras el resto de la dirigencia política nacional tenia sus ojos puestos sobre discusiones domesticas que dominaban el corto plazo. Un calco de la foto de nuestra Argentina de los últimos 40 años.

Aquellos inicios, en absoluta soledad, son muy distintos a este presente en que Vaca Muerta está en boca de todos y forma parte de cuanta proyección económica se analice en la Argentina.

Por eso no es extraño ni tomado de los pelos este modelo político social participativo que el MPN presentará como propuesta en la próxima elección de Neuquén capital. Es la proyección misma del estado de ánimo actual del partido provincial. Es la apuesta más agresiva que pueda uno recordar.

Aparece el MPN, amplio y generoso, dispuesto a llevar al triunfo a una variada gama de sectores políticos. Habrá que ver si lo construido fue suficiente o si se trató solo de un intento.

 

28%
Satisfacción
50%
Esperanza
21%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias