ALLANARON UN PROSTÍBULO EN NEUQUÉN

Trabajadoras sexuales desmienten a Policía; niegan causa por trata

La secretaria general en Neuquén, de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina, negó que exista trata de personas. “La Policía nos arma causas”, denunció.
martes, 02 de julio de 2019 · 00:32

La Policía allanó un prostíbulo en las últimas horas en calle Roca, a metros de la Casa de Gobierno de Neuquén. Demoró a tres mujeres y a un hombre (éste último estaba en el lugar en calidad de cliente). Desde la Policía, el comisario inspector Julio Arrain, informó que interviene la fiscalía por “facilitación y promoción de la prostitución ajena”. Conocido el operativo, Teresa Godoy, titular neuquina de AMMAR (Asociación de Mujeres Meretrices de Argentinas) salió al cruce de esas declaraciones: “Trata de personas hay en las chacras, que el Estado vea como viven esos trabajadores que vienen del norte. Nosotras trabajamos en esto por elección propia, nos quieren hacer ver como que estamos fuera de la ley, es mentira”.

“Esta es una lucha que llevamos hace muchos años, desde el 2012. Esto es un atropello a las trabajadoras sexuales. Estamos asociadas para bancar el alquiler y donde encontramos un lugar, nos asociamos 4 u 8 mujeres para llevar el pan a nuestras casas y a nuestros hijos. Obviamente, una de nosotros es la que aparece al frente del alquiler y obviamente es a ella a quien se le adjudica que facilita la prostitución”, explicó indignada la mujer, quien además, tiró por la borda toda “seriedad” en el operativo. “No existe más la figura de la madame, somos mujeres que estamos trabajando en nuestro lugar. Una o dos compañeras tienen el contrato y alquilan pero tenemos que cajonerarlo o romperlo porque sino la Policía nos hace causas. La prostitución siempre fue un negocio rentable, en todos los niveles”, afirmó este lunes, en Noticiero Central Segunda Edición.

Tras el allanamiento, el comisario inspector Arrain, informó que en el domicilio se recolectaron evidencias suficientes “para una posible formulación de cargos a la mujer que facilita o promueve la prostitución en el lugar". “Había candados, unos 20 lugares donde las mujeres guardaban sus pertenencias, anotaciones, geles y preservativos", explicó. Al respecto, Teresa relativizó las diligencias y contó que “cuesta mucho conseguir un alquiler y no se puede decir para que lo necesitás, porque después hay toda una persecución. Pero al final, luego de los allanamientos y que la Policía nos secuestra los preservativos, el doctor que nos hace el seguimiento desde el Hospital Heller, va a retirar todo eso y nos devuelve los insumos. Trabajamos en condiciones de salubridad, tenemos un seguimiento y en todo caso, lo que necesitamos es que el Estado genere verdaderas políticas públicas y exista un verdadero registro”.

Hace muchos años que Teresa ejerce la prostitución. Sin tapujos, cuenta cómo es trabajar en este rubro: “A la gente le da vergüenza, pudor, nadie quiere hablar de nosotras y nos atropellan, esto es violencia institucional. Pero somos un colectivo de trabajadoras sexuales y se empieza porque  siempre hay una tía, una abuela, una sobrina en esto”. En cuanto a la demanda, confiesa que si bien la crisis económica las afectó bastante, “en el sentido que tenemos que mantener el precio, siempre es un negocio rentable”. Quienes trabajan en la prostitución, rondan entre los 18 y los 50 años “según como mantengas el cuerpo”. Entre quienes demandan, “hay hombres y mujeres, y van desde los 18 a los 70 años”.

7%
Satisfacción
46%
Esperanza
0%
Bronca
23%
Tristeza
23%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias