Justicia y polémica

Segunda oportunidad, en un caso de maltrato infantil

Una pareja está acusada de maltratar a sus niños. No obstante, la Justicia decidió que la niña más pequeña siga en la familia.
sábado, 10 de agosto de 2019 · 11:12

La Sala Segunda de la Cámara Civil de Neuquén dispuso que una niña de cuatro años siga al cuidado de sus padres, ya que a pesar de “la historia familiar negativa”, “no existen indicadores de riesgo inminente”.

Con esa resolución, las camaristas Patricia Clerici y Cecilia Pamphile rechazaron la apelación que había presentado la Defensoría de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescente, en busca de la suspensión de la responsabilidad parental.

Las magistradas entendieron que debe darse la posibilidad a la niña de permanecer en el hogar, y no seguir el camino de sus hermanos, que no están con la familia.

Esta triste historia se conoce, ahora, con el rechazo a la apelación de la sentencia con la que una jueza de primera instancia negó la medida de protección excepcional.

Entre sus argumentos, la Defensoría citó un informe según el cual la niña se encontraba aseada y la casa ordenada, por el apoyo recibido de las entidades del Estado. Aún así consideró que subsisten cuestiones de gravedad como el maltrato, la negligencia y la falta de capacidad de la madre para proteger a su hija.

Fuentes judiciales dijeron que la familia ha protagonizado una historia crónica de malos tratos físicos y de violencia de extrema gravedad, “al punto que ninguno de sus cinco hermanos conviven en el hogar familiar”.

Indicaron que la mayor fue dada en adopción por la madre, los tres siguientes fueron institucionalizados en la provincia de Río Negro, y el otro se encuentra en proceso de adopción.

Las mismas fuentes señalaron que en el expediente consta que la niña por la que se abrió esta causa no presenta signos de malos tratos físicos, se encuentra escolarizada en un jardín de infantes, y es llevada por su madre a los controles periódicos en el Hospital Heller, encontrándose al día con el calendario de vacunación.

El grupo familiar presenta una situación socioeconómica precaria, de suma vulnerabilidad, dice el expediente. Ninguno de los adultos posee empleo estable. La mujer realiza trabajos esporádicos de limpieza y el hombre de albañilería; pero cuentan con apoyo estatal para pagar el alquiler y cobran la asignación universal.

En virtud de ello, las camaristas resolvieron “rechazar el recurso de apelación de la Defensoría de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, y confirmar el resolutorio recurrido”.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias