POR LO MENOS, LA MEDICACIÓN

La operación fue un éxito, pero el Estado sigue ausente

No puede trabajar por su discapacidad. Su casa es muy precaria. La semana pasada la operaron, pero no tiene ni para remedios.
martes, 13 de agosto de 2019 · 13:08

Hace poco más de dos meses, mejorinformado.com reflejó en una nota la difícil situación por la que atravesaba Flavia Lorena Aranda, de 35 años, habitante de una muy precaria vivienda de la toma 2 de Febrero de Cipolletti, estafada con una mísera indemnización por un accidente laboral que le provocó una discapacidad permanente, y con escasa ayuda oficial. Hace pocos días fue noticia nacional porque puso su cuerpo para una novedosa e inédita intervención quirúrgica de columna hecha en el Alto Valle: le colocaron un neuroestimulador que le generará tener sensibilidad en sus miembros inferiores. Pero su situación económica sigue igual, o peor.

Nuevamente AM550 tomó contacto con ella quien, además de comentar que la operación fue un éxito y que “el equipo de neurocirugía del hospital de Cipolletti es una maravilla”, dio algunos detalles que la hacen retroceder algunos casilleros en su camino a una recuperación.

Por ejemplo, informó que recibió algunas donaciones consistentes en hierros y bolsas de cemento para que pueda terminar su vivienda, pero que de la batería de medicamentos que debe consumir, sólo el Estado le proporciona dos. “Necesito que me solucionen por lo menos lo de mis medicamentos; tengo una discapacidad permanente del 90 por ciento y no me dan ni para mi pensión. Es ilógico lo que están haciendo conmigo”, dijo. La ayuda le fue retaceada después que contó públicamente su situación. “He pedido en Acción Social que las respuestas me las den por escrito” agregó.

Además de la medicación necesaria para su padecimiento de columna, Lorena está medicada por su cuadro de depresión.

“La única forma de poder salir adelante va a ser con ayuda; estas situaciones no deberían pasarme ni a mí ni a nadie”, dijo.

La semana pasada, Lorena fue sometida a una delicada intervención quirúrgica en la que le implantaron un neuroestimulador en la columna que le posibilitará tener sensibilidad en sus piernas y, al cabo de un largo proceso de rehabilitación, poder caminar. “La rehabilitación se hará en el hospital con gente de Buenos Aires, que fue la que vendió el aparato, cada quince días para saber cómo serán mis nuevas sensaciones. Tengo que aprender a usarlo. No voy a sentir dolor, pero sí como un hormigueo, como si se me estuviera durmiendo la pierna, pero como está en la médula, me va a pasar en todo el cuerpo”, explicó.

Lorena vive en la toma 2 de Febrero, espera por ayuda y dejó su teléfono 299 629-2295.

 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias