Colas y Bigotes

Situación crítica para el Refugio San Roque de Centenario

Las proteccionistas deben entregar el predio donde están los caniles que albergan unos 35 perros. Hasta septiembre tienen tiempo para darlos en adopción.
CyB
martes, 11 de junio de 2019 · 17:06

El Refugio San Roque de Centenario está en alerta. Quienes cuidan de al menos 35 perros (llegaron a superar los 100) en el predio de Bomberos deben dejar el lugar por pedido de las autoridades municipales. El problema como siempre es que estos perros con todo el esfuerzo de las proteccionistas quedan a la deriva sin saber que puede pasar con ellos.

El refugio San Roque funciona como tal desde hace unos 9 años, cuando personas que de manera individual rescataban perros en situación de calle se empezaron a conocer y de a poco formaron un grupo para trabajar en conjunto.

Sin redes sociales como ahora, los avisos de abandono siempre llegaban a oídos de estas personas que un día se hicieron cargo de una perra con 12 cachorros. Ese tal vez fue el inicio de lo que hoy está en riesgo, el Refugio San Roque. Del grupo inicial solo quedan tres mujeres, Magali, Rossana y Lucinda.

Los bomberos prestaron en ese entonces, para esa perra y sus cachorros,  los caniles donde tenían los perros de trabajo, de a poco la gente se fue enterando lo que hacían estas personas y los avisos de perros abandonados fueron creciendo. Esto hizo que aumentara cada vez más el número de perros rescatados en el Refugio, que se llama San Roque porque ante cada salida las proteccionistas se encomendaban a San Roque, patrono de los perros (además de los pobres y enfermos).

Las causas como siempre eran el abandono, la tenencia irresponsable de mascotas, la falta de políticas de castraciones; y es que en esa época Centenario era municipio eutanásico y la forma de controlar la población canina era matando perros. La gente, iba con los cachorros de su perra para que en Control Canino los matara. ¿Qué significaba esto? Que un perro en situación de calle corría el riesgo de ser capturado por la “perrera” y ser asesinado.

Hoy la situación cambió, ya que la eutanasia no es una opción, pero las castraciones por parte del municipio si bien se realizan, son escasas en relación a la superpoblación canina. En el Refugio los viernes exclusivamente se castran 10 perros, es decir que estos 10 turnos son utilizados en perros rescatados que ya están en edad de ser esterilizados y además las chicas salen a buscar perros, machos y hembras, que anden en la calle. Se castran, se resguardan en el refugio y una vez recuperados se vuelven a dejar en el lugar.

Vale Perea pone la voz para contar la situación del Refugio. Hoy unos 35 perros (y algunos más en hogares de tránsito) están a cargo tan solo de 10 personas que todos los días se ocupan de ellos, limpian los caniles, los alimentan, los atienden, y los publican para que encuentren hogares. En la actualidad y  por la situación que están atravesando, solo ayudan a los perros que estén en riesgo real de vida, sin ingresarlos a los caniles.

El predio donde hoy están estos perros con el tiempo quedó rodeado de viviendas, y eso molesta, por el olor y los ladridos. Los vecinos se quejan, la gente en general se queja, pero no ayuda. Han dejado perros atados a la reja del refugio, “nos han donado los cachorros de sus perras” ironiza Valeria.

Pasa el tiempo  y las adopciones no se concretan. Quienes llevan adelante el Refugio San Roque tienen hasta septiembre para dar en adopción 35 perros que no fueron adoptados en años. Tienen tres meses para dar 35 perros rescatados con trabajo voluntario, con ayuda de la gente que colabora con alimento, y con dinero para pagar las deudas en la veterinaria. Tienen tres meses para que la gente se decida a cambiar la vida de un perro, y cambie “comprar” por “adoptar”.

1%
Satisfacción
4%
Esperanza
13%
Bronca
75%
Tristeza
3%
Incertidumbre
1%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias