FACUNDO IMHOFF, JUGADOR DE VOLEY

Hay un mundo gay en el deporte y busca visibilizarlo

La figura de la selección y medalla de oro en los Panamericanos busca ser un referente en futuros jugadores. Su historia.
lunes, 12 de agosto de 2019 · 20:29

Facundo Imhoff (30) atraviesa su mejor momento desde aquel día en que quebró sus barreras en el vóley. Barreras que le impedían expresar libremente su sexualidad. Consagrado como parte del plantel que consiguió el primer puesto en los Juegos Panamericanos de Lima habló en el magazine Qué te puedo contar sobre la repercusión que generó su historia en los medios y el tabú que implica hoy hablar de la homosexualidad.

“Se generó mucha controversia con la noticia, pero no entendí muy bien el por qué. Para mí fue algo natural y normal contarlo. No elegí este momento para hacerlo (Juegos Panamericanos). Yo vivo mi sexualidad con completa libertad tanto en mi vida como en el deporte hace 7 años”, reconoció en 24/7 canal de noticias.

Contento porque no cobra ningún reparo en decir que es gay, Facundo contó: “En el marco de los Juegos Panamericanos de Lima me hicieron un par de notas y en una de ellas me preguntaron sobre mi vida privada y contesté como contestaría cualquier heterosexual. Conté mi realidad sin filtros y eso evidentemente causó impactó”.

“La medalla de oro la ganamos 12 jugadores, pero solo a mi me llamaron para dar notas”.

Imhoff que nació en Franck, un pueblo cercano a Rosario- con 7 mil habitantes- considera que la homosexualidad sigue siendo tabú en el deporte: “La sexualidad en el deporte es un tema que no se habla y estoy dispuesto a cambiarlo”.

“La crítica le genera miedo al deportista y por eso no lo habla” sostuvo el deportista santafecino y agregó: “Hay que manejarse de una manera diferente, hay que naturalizar. Algo tenemos que cambiar y la forma de cambiarlo es visibilizarlo”.

Contar sobre su orientación sexual le llevó un año y medio: “Fue un proceso muy difícil porque no tenía ningún referente deportista que lo haya contado. Necesité una aceptación propia y una seguridad sobre mí muy grande. No tenía ningún deportista que había dicho “soy gay. Está todo bien” y que dijera “no se me cerraron puertas en el deporte, tuve muchos contratos y sigo jugando”. Tuve muchos fantasmas porque pensé que se me iban a cerrar puertas y no fue así”.

View this post on Instagram

New Victory 3-0! #gocraiova #esooo

A post shared by Faku Imhoff (@facuimhoff) on

Y siguió: “Sabía que los mil fantasmas que tenía eran fantasmas propios. La única forma de sacarlos era experimentando y diciéndolo. En un año y medio decidí liberarme y empezar a contarlo y fue una experiencia muy positiva”.

“Creo que necesité contar esto para que los futuros jugadores tengan ese referente que no pude tener en su momento y hubiese sido fundamental en mi historia”.

Para Facundo vivir una vida oculta, como le tocó vivir, lleva a una infelicidad constante y un gasto de energía que para los deportistas es igual a lesiones y bajo rendimiento. “Los jugadores no tienen que pensar en estar tapados, ocultar o mentir”, aconsejó.

El santafecino está contento de generar un cambio de conciencia y ayudar a los chicos que sufren la discriminación o falta de aceptación por miedo.

Sobre el impacto de su historia, el deportista remarca que “fue muy positivo y que abrió el debate a personas adultas, con otra crianza y otra realidad con una cabeza muy cerrada. Si el debate está, es positivo y si puedo ayudar con mi historia a otros jugadores a liberarse bienvenido sea. Esa fue la decisión de hablarlo sin filtros, sin prejuicios y contar todo”, cerró.

 

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias