Nido de las palabras

De quienes leen y hacen con lo que leen

Los jóvenes leen, comparten, comentan y tienen mucha más actividad con respecto a la literatura de lo que (prejuiciosamente) se cree. Aquí, una guía para no perderse en el intento de abordar el fenómeno.
miércoles, 24 de julio de 2019 · 08:34

Por Julieta Ninno, lectora y reseñadora de libros de literatura juvenil. Ganadora del Premio Blogger de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2019 por su Blog “Mi universo literario writer”.

Aquí va una gran sorpresa: los jóvenes leen. Sorprendente, ¿no? ¿Quién lo hubiera dicho? Una sociedad entera alimenta el refrán de “los jóvenes no leen”, dando vida a una bestia que le atribuye características negativas a la juventud. Nada nuevo, lo sé. Como jóvenes, vemos a esa criatura alimentarse hasta alcanzar un punto en el que la única reacción de la gente cuando uno dice “me gusta leer” es que sus ojos se abren como platos y sus bocas caigan abiertas de sorpresa. Y si, los jóvenes leemos. Es más, hacemos algo respecto a lo que leemos. Tiene sentido que la sociedad requiera de una guía para entender este fenómeno, así que acá les presento una guía [para principiantes] a la literatura juvenil en el siglo XXI.
Tal vez deberíamos comenzar con el hecho que la literatura juvenil no es un género literario así como la fantasía, el romance o la ciencia ficción, sino una categoría. Así como la ficción adulta y los libros infantiles, hablamos de un grupo de libros apuntados a una cierta edad. La literatura juvenil es una sugerencia, una categoría que vuelve más accesibles los libros pensados para los jóvenes, lo cual yo veo parcialmente como un intento de la sociedad para que esta masa “no lectora” encuentre su puerta a la lectura. En cambio, los jóvenes son la base de la industria editorial de la última década.

Increíble, ¿no? Una categoría que se ve menospreciada en términos generales resulta ser el motor de cientos de jóvenes. Pero la historia no termina ahí. La literatura juvenil ha impulsado movimientos online que hemos catalogado como “la familia BBB” de los Bloggers, Booktubers y Bookstagrammers, críticos literarios en las plataformas de Blogger, Youtube e Instagram respectivamente. Así es, los jóvenes no sólo leen, sino que hacen algo respecto a lo que leen, convirtiéndose así en la voz promotora de una categoría literaria que ha movilizado a miles de personas alrededor del mundo. Hacen reseñas y producen contenido diverso a partir de lo que leen, algo que no se da en ninguna otra categoría literaria, o al menos no del mismo modo, no como una comunidad como lo es la familia BBB. Suena asombroso, seguro. Y lo es. Solo hay que tener en cuenta tres cosas como base:

1. No es un género literario sólo para adolescentes
Sí, la literatura juvenil tiene en mente a una audiencia juvenil y sería incoherente negarlo, pero no por eso debemos juzgar a aquellos adultos que disfrutan de estas novelas. ¿Acaso no puede un joven leer libros adultos? ¿O libros para niños? ¿Acaso no puede cada uno leer lo que quiera? Se ha llegado a limitar tanto la literatura a grupos de edad que vemos con vergüenza a aquellos que rompen con lo convencional, que osan leer lo que disfrutan.

2. Es importante y compleja
Se suele pensar que la literatura juvenil es simple, para pasar el rato y que sólo existe para que los jóvenes lean algo. Esta categoría es vital. ¿Acaso no hay lectores de todas las edades que se sumergen en el mundo de los libros gracias a la literatura juvenil? Los jóvenes leen y no leen cualquier cosa; leen libros poderosos y significativos. Libros que nos cambian, que ofrecen nuevos puntos de vista y perspectivas. Que ofrecen REALIDADES. No podemos decir que la literatura juvenil es sólo para ocupar la mente de un adolescente que no tiene la capacidad de formar pensamientos propios.

3. No es sólo un eslabón entre los libros infantiles y la literatura adulta
Se ha llegado a pensar que estos libros son el relleno entre las novelas que leen los niños y “la verdadera literatura”, los clásicos y la ficción adulta. No obstante, la literatura juvenil es todo menos un espacio insignificante entre dos audiencias y se encuentra lejos de ser un eslabón en el camino hacia “los verdaderos libros”. Es mucho más que eso. La literatura juvenil contiene verdades, puntos de vista y opiniones. No hay nada más realista que los personajes de un libro, sus historias y sus sentimientos PORQUE TODOS SON HUMANOS. Al fin y al cabo, la magia de que los libros yace en el hecho de que son un espejo de la realidad.
Aunque hay mucho más que decir sobre la literatura juvenil, es necesario cambiar la manera en la que nos referimos a una comunidad entera que, al fin y al cabo, ha creado un movimiento sin precedentes alrededor del mundo. Blogs, canales de Youtube, cuentas de bookstagram, reseñas… Los jóvenes sí leemos, no nos limitamos a categorías y hacemos algo respecto a nuestras lecturas. El poder que yace en esta comunidad es uno que no todos conocen, uno que con unos simples clicks deja a todos sin palabras.

72%
Satisfacción
27%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias